viernes, 19 de diciembre de 2014

En busca de la seriedad...

Ascendimos. Volvimos. Regresamos a Primera. Y, de yapa, CAMPEONES. Sí, del horrible 1/11/2014, cerramos el año con un ascenso, sumamos nuestra estrella número 12 y planificamos un 2015 jugando repechaje de Copa Libertadores, Recopa con River, Copa Argentina, torneo local y posibilidad de Copa Sudamericana. De hundirnos, pasamos a volar. En Globo, claro.

Pero no hay que marearse. Estamos ante una situación similar a la del 2009. En esa época, el presidente era muy corrupto y soberbio. En ésta época, el presidente es honesto pero escucha muy poco. Coinciden.
Hay hinchas que piden ganar la Libertadores. Otros, en cambio, preferimos ser serios. El club necesita achicar la deuda y mejorar sus instalaciones. Una de ellas es la Quemita. Nuestra fábrica que nunca dejó de laburar pese a la Hiperinflación, la década del 90 y los últimos conflictos económicos en el país y mundo. Siempre dio frutos pese a su abandono constante. Y los resultados están a la vista: Huracán llega a Primera División con arquero propio, dos laterales del club (Zaragoza-Sotelo), Villarruel (/hizo inferiores en Argentinos pero su pase es de la institución), Mártinez, Espinoza, Romero Gamarra, Gallegos y Ábila (goleador de la B Nacional). Llegamos a la máxima categoría más maduros. Mejor armados. Eso es un gran punto a favor de la gestión actual.

Pero no debemos despilfarrar. El club necesita recuperar espacios. Invertir en nuestros espacios, achicar la deuda, vender un jugador (todos los clubes de la Argentina lo hacen) y hacer una campaña ingeniosa para captar socios. Al hincha de Huracán se les acabaron las excusas para no comprometerse con el club y llevar el carnet, para siempre, en su billetera. 

Con respecto a los refuerzos, Gustavo Mendelovich habló con Luís González apenas Huracán consiguió la Copa Argentina (en verdad, sus charlas comenzaron en enero del 2014). Lucho agradeció pero explicó que tiene contrato por un año más y que no se encontraba del todo bien con su pie derecho.
Si Apuzzo continúa, el entrenador solicitó no descuidar las inferiores y tener ingerencia en la cantera y en la Reserva. También pidió que Mendelovich no abandone su cargo de Presidente del Fútbol Profesional. Cargo que, pese a tener varias tormentas, cumplió de buena forma y con mucha presencia en los entrenamientos cuando la cosa era fea. Muy fea. Hay que valorar y destacar. Recordemos que Mendelovich es un dirigente de peso importante luego de su gestión para obtener los terrenos de gas, su cómoda victoria en las elecciones de Asambleístas y, que desde que agarró la pelota, su aporte fue muy considerado por el plantel y los entrenadores de paso: Kudelka y Apuzzo mismo. Su continuidad en el club no está confirmada porque hay diferencias con Nadur y algunos personajes compañeros de la lista.

Apuzzo, además, quiere reforzar el equipo con un marcador de punta izquierdo, un volante central y un punta. Le va a dar rodaje y la confianza necesaria a muchos chicos del club.
Con respecto a De Felippe, son más los rumores de la prensa nacional que otra cosa. Nadur lo quiere. Lo que no entiendo es como no escucha a sus jugadores, compañeros de Comisión y buena parte del pensamiento del socio. El ex técnico de Independiente es caro y muy trabajador. Un carácter importante. ¿Le gustará al capitán del equipo y principales referentes la posible llegada de Omar? Inentendible jugada del Presidente. Debe recordar que Apuzzo-Rinaldi le salvaron su gestión. Si no los quiere, que es válido, sólo pido que los respete.


Huracán está a la vuelta de un cambio histórico. Nos emociona, a todos, jugar copas internacionales. Pero no debe confundirnos. El traer grandes refuerzos, no nos garantiza entrar en la zona de grupos y nos puede alterar el presupuesto. Debemos mirar lo nuestro. Hay que asegurarnos la permanencia en Primera. Estar por varias temporadas  entre los primeros 8 puestos. Aprovechar ésta buena entrada de dinero para pagar lo adeudado y formar un proyecto de inferiores con mayor inyección de plata. Seamos socios. Cuidemos a Huracán más que nunca. Disfrutemos. Esto recién comienza y nos tienen que encontrar lo más juntos posibles. Seamos serios, Globo. Vayamos en busca de eso.
Juan Manuel Penalba
@JuanchoPenalba

martes, 16 de diciembre de 2014

#HistoriaDeLosMartes

Hombre con rosario
La figura humana ha sido – y será- uno de los leit-motiv- de la tradición pictórica en el mundo.
El hombre, con su herramienta de trabajo, con un libro, una flor, una guitarra… en fin con innumerables objetos fue retratado ya clásicamente, o en forma expresionista o con los “ismos” vanguardistas que la ocasión requirió.
“Hombre con hacha” por Paul Gauguin en 1891, “Hombre con pipa” (1925) Joan Miró, “Hombre con guitarra”, 1911 por Georges Braque, “Hombre con cabeza llena de nubes”, 1936, por Dalí, “Hombre barbudo”, famoso dibujo de Rembrandt, “Hombre buscando pulgas” por Goya, “Hombre tuerto”, por Vincent van Gogh… son sólo una escueta muestra de ello. 

Siempre el hombre.
En forma de Dios, santo, monstruo pagano, príncipe, rey, político o humilde trabajador…
Siempre un objeto: guitarra, hoz, pelota de fútbol…

El breve relato de hoy trata de pintar a un hombre común con un rosario en su mano.

El rosario es un rezo tradicional católico que conmemora veinte “misterios” de la vida de Jesucristo y de la Virgen María.
Hay “misterios” gozosos, dolorosos y hay misterios “gloriosos”: la resurrección, la ascensión, la venida del espíritu santo…
Del rosario se reciben bendiciones: los que sufren hallan alegría, los pobres son socorridos, los ignorantes son instruidos…los humildes triunfan sobre los vanidosos…
Cuantas veces hemos apelado a esta imploración religiosa para lograr un objetivo.
Hasta aún hoy, nuestros políticos “visitan” al Papa Francisco – muy cuervo él- para lograr una bendición- rosario en mano las más de las veces.

Nuestro hombre con rosario es un simple técnico de fútbol.

Ni la sabiduría de Guardiola, ni la sarcástica dialéctica de Mouriño, ni la postura versacista de Simeone.
Kilos de más, rulos de más en una cabeza prominente (disculpame Cabezón)
Equipo de jogging que luce orgulloso el emblema que ama: el Globo de nuestro Huracán.

Y el rosario.
Ese rosario al que se aferra emocionadamente cada partido.
El hombre con rosario podrá entrar en la historia de Huracán que sólo dos elegidos han alcanzado en la contemporaneidad: Menotti y Cappa.
Uno con estrella real, el otro con estrella moral.
Ambos sin rosario.
Las demás estrellas también tuvieron lógicamente su técnico y su valor, pero no se registran –quizás inmerecidamente – en la memoria huracanense.

No se si alcanzarás los objetivos querido Apuzzo.
Pero gracias igual.
Gracias por ser del Globo.
Que el rosario te ayude.
Si no lo lográs- igual quedarás en la historia.
En la historia de los que queremos y rezamos por Huracán.


Arq. Marcial Sarrías, antes de ser Campeones y lograr el ascenso a Primera.


P.D.: Es injusto que no nombre a Gabriel Rinaldi… si leés esto hacele llegar un fuerte abrazo. Él también entró en nuestra historia.

lunes, 15 de diciembre de 2014

Nunca menos

Nunca menos gambetas de Martínez
Nunca menos asistencias de Toranzo
Nunca menos vaselinas de Wanchope
Nunca menos voladas de Marcos Dios
Nunca menos llantos de Espinoza
Nunca menos sonrisas de Apuzzo
Nunca menos coronaciones
Nunca menos clasificaciones a la Libertadores
Nunca menos movilizaciones
Nunca menos festejos y alegrías
Nunca menos abrazos
Nunca menos "que de la mano"
Nunca menos "los jugadores me van a demostrar"
Nunca menos "dale campeón"
Nunca menos…

Pensaba iniciar esta nota con una descarga, con un gran “nunca más", pero saben que… No quiero que termine más esta semana. Todo lo sucedido fue de película. Un drama con final feliz, no tengo dudas. El film arrancó en el 2009, cuando nuestro equipo se codeó con la perfección futbolística y finalmente un árbitro y un equipo inescrupulosos nos dejaron sin un título que hubiese significado mucho; pero la vida nos dio revancha...

Huracán descendería, cayendo en un aciago que lo llevó a pelear la B Metropolitana y luego quedaría lejos en un torneo que ofrecía diez ascensos, rondando por una zona peligrosa, que lo dejaba al borde de la tragedia. A partir de allí, el globo inaugararía una historia distinta, que no tengo dudas que ya estaba configurada desde hace mucho tiempo antes. Fue cuando, tras la renuncia de Kudelka, Apuzzo tomó las riendas de aquel equipo alicaído y Huracán comenzó a caminar por la senda de la victoria, consiguiendo un título inesperado –la Copa Argentina- y el ansiado ascenso, en tan sólo veinte días.

Siempre fuimos el más perjudicado de esta película, pero esta vez el destino, Dios, Marcos Dios o quien sea nos guiñaron el ojo. Esta gente que siempre soñó, que siempre luchó, que siempre estuvo y acompañó en las malas y también en las pésimas, se merecía esto. 

La realidad demostró ser más emotiva que la ficción... Apuzzo, un trabajador incansable que en su juventud no había podido debutar en primera a causa de una hepatitis, fue uno de los protagonistas de este largometraje que también tuvo un final feliz para él. Todo este pueblo quemero –sí, somos un pueblo– merecía vestirse de gala para estos festejos. Con el sabor del triunfo en los labios, puedo afirmar que coronarse tiene otra significación cuando se lo hace con sacrificio, tras haber atravesado un trecho doloroso.

Pienso en Cappa… En aquel poeta que reivindicó el fútbol idealista, y construyó un equipo que hizo sonreír al balón y a miles de quemeros que deliraban con cada uno de sus espectáculos. Creo que este título y este ascenso también son para él.

A partir de estos logros, debemos aumentar la masa societaria. El compromiso de la gente se debe revalidar ahora en primera, ya que nos esperan grandes desafíos, y para ello necesitamos diseñar un plan integral  –que incluya el fortalecimiento de las divisiones inferiores– y un plantel competitivo que estén a la altura de los retos ulteriores. Configurar un proyecto a largo plazo será un factor fundamental para programar lo que se viene. Si sabemos explotar todos nuestros recursos, estoy en condiciones de afirmar que se vienen etapas gloriosas para nuestro club. Nos espera la Libertadores, la Sudamericana, la primera, la Copa Argentina y la Supercopa; y ya no sé dónde ubicar esta alegría que sale de cada una de mis venas…

Tantas veces imaginé realidades paralelas. Soñar circunstancias mucho mejores para nuestro club era una tarea constante en mi; pero esta vez la realidad superó a mis propios delirios que hoy ya, lejos de ser una creación mental, son parte de esta hermosa realidad. En esta ocasión, puedo desechar el "si hubiera", pues lo acontecido superó ampliamente nuestras expectativas.

El escenario podría haber sido distinto, los hechos pudieron haber sucedido de otra manera, pero fue así y el globo es campeón y está de nuevo en primera.

A continuación, los puntajes de los jugadores que nos catapultaron a la primera y nos dieron un título luego de 41 años. Sí, aquellos a los que tanto criticamos, y que hoy nos demostraron que son grandes futbolistas. Además, se incluyó entre paréntesis el promedio general de todo el semestre.

Díaz: 5(6,39) – Le contuvo un buen remate a Menéndez y luego acompañó con la mirada un trallazo de Leandro Díaz. En el gol, se abocó más a quejarse que a atajar, perdiendo segundos para anticipar a Menéndez, quien marcaría el gol.
----------
Mancinelli: 6(4,93) – Actuación irregular del pelado. No estuvo sobrio en el gol de Atlético – perdió en el cuerpo a cuerpo con el débil Luis Rodríguez– y fue superado en el mano a mano en varias ocasiones; pero luego se reivindicó y, aprovechando el estado del campo de juego y del balón, conectó un potente remate que Calviño no pudo contener. Actor fundamental del partido.
Erramuspe: 6(5,27) – En la primera mitad, cerró los espacios con tenacidad; mientras que en el segundo tiempo, sufrió cuando Atlético se adelantó en el campo y el mediocampo no supo adueñarse del balón, ni recuperarlo cuando estaba en los pies del rival. Fue en el complemento cuando le ganaron la espalda en algunas ocasiones y no supo reaccionar a tiempo en el tanto de Menéndez. 
Domínguez: 6(4,67) – Al igual que Erramuspe, tuvo un rendimiento aceptable y, con algunas irregularidades y matices, ofreció un partido correcto, sin demasiados errores ni aciertos. En el gol del conjunto tucumano fue parte de ese desorden que posibilitó que Menéndez y Rodríguez hallaran espacios para abrir el marcador.
Sotelo: 5(5) – Otra vez, el más inseguro de la última línea. Lució nervioso, y cometió errores producto de aquel estado. Dejó espacios notables y falló en el tanto de Atlético, al despejar el balón hacia el medio del campo.
----------
Villarruel: 6(5,69) – Exhibió la regularidad de siempre, aprovechando los espacios para distribuir el balón con más eficiencia y comodidad. En la primera parte, se complementó con Vismara para presionar y recuperar el esférico; mientras que en la segunda mitad, al igual que el resto del mediocampo, no fue del todo eficiente para retroceder y cerrar los espacios.
Vismara: 6(5,12) – Sacrificada labor de Federico, que jugó como único volante en un terreno de juego extenso y, si bien no pudo ocupar todos los espacios, recuperó una buena cantidad de balones y se ubicó bien en el campo para auxiliar a la defensa y evitar el peligro.
Toranzo: 6(5,15) – Apenas algunas pinceladas del Pato, que no entró en contacto con el balón lo suficiente para que Huracán se adueñe del partido. Cuando lo hizo, lo dominó efectivamente, asistiendo y ofreciendo la pausa necesaria para ralentizar el frenesí del encuentro y elegir el pase más ventajoso para el equipo. Huracán sufrió cuando la pelota no estuvo en sus pies, y no supo retroceder efectivamente en los contragolpes del conjunto tucuman.
Martínez: 6(6) – Marró dos goles claros en la primera mitad: en uno de ellos, abrió demasiado el pie y el balón se estrelló con el palo, mientras que en otro optó por rematar al arco en vez de asistir a Espinoza, que se encontraba desmarcado. En la segunda mitad, fue uno de los mejores de la ofensiva del globo. El Pity, sin lugar a dudas, es un jugador activo, que por momentos cambia el ritmo en tres cuartos de cancha y por otros es un tanto desbocado. 
----------
Espinoza: 6(6,20) – Entregó la garra de siempre, pero en esta ocasión no fue del todo efectivo en los últimos metros. Corrió, luchó y participó en la generación del juego, pero no logró inquietar demasiado.
Ábila: 7(6,30) – Otro gran partido de Wanchope. En el primer tanto, asistió a Mancinelli quien marcaría el descuento. Más tarde, realizó una vaselina notable que se estrelló con el poste, inició la jugada que derivaría en el tanto de Gamarra, y anotó el tercero, que sentenció la victoria. El excéntrico delantero del globo volvió a hacer de las suyas, y ya llamó la atención de Boca Juniors. Ábila, que no era titular indiscutido ni en Sarmiento, ni en Morón, ni en Instituto; anotó trece goles –diez en el torneo de la B Nacional y tres por la Copa Argentina– y demostró ser una gran compra para el conjunto que dirige Néstor Apuzzo–que adquirió el 100% de su pase– . 
--------------------
Gamarra: Ingresó para cambiar la historia, y lo hizo. Apuzzo lo definió como un desfachatado. El pibe entró riéndose, y logró su cometido. Le augura un gran futuro. 
Torassa: Con el encuentro definido, eludió a Calviño, quien le cometió penal. Luego, desde los siete pasos, cerró la goleada.
Gallegos: Entró para calmar las aguas y cerrar el partido, y terminó siendo decisivo, al ejecutar una asistencia precisa para Wanchope, quien marcaría el tanto que definió el partido.

Agustín Macri
@AgustínMacri

sábado, 13 de diciembre de 2014

La previa, por Juan Rey

Menor igual a treinta

Y qué se yo.
Es que ya no me corresponde más nada. Ya te ví campeón. Ya puedo morir en paz, pero ahora no puedo verte caer.
Es mi obsesión, mi derecho, mi sueño, mi realidad, mi deber. Es mi fortuna y mi destino. Te tengo que alentar, en primera, de nuevo.
Ya vivimos tanto, ya sufrimos tanto, ya lloramos tanto.
Y ahora estas ahí, como el beso que jamás siempre puedo dar.
Como la chance que permanentemente le queda al nueve.
Como la copa que se ve y se toca.

Esta realidad de saber dar y recibir, aunque más sea dar.
Aunque sea caminar sabiendo que el hecho de pertenecer, que saber que yo puedo entregarte más de lo que vos me devolvés, que el ser aunque sea un poco más importante que lo que me figuro ahora…

Porque voy a estar, aunque sea camuflado.

Por ser como los dinosaurios, por no desaparecer nunca, por que la vivimos un poco y la merecemos más.
Por saber que es nuestra y de más nadie. Porque representamos el estandarte y tenemos una constitución aparte.

No.
Sí.

Alentemos.
Canten.

Somos parte.
Somos nosotros.

Porque lo construimos.
Por la unidad.

Ya no sé por qué. Por esa generación perdida, o por esas generaciones perdidas más bien, si desde el 73 pasó mucho tiempo.
Porque desaparecieron en nuestro corazón y nuestro palacio.

Porque las flores van a crecer aunque ellos no quieran, porque no van a poder detener la primavera, y porque esta azucena será millones.

Por tu viejo y por el mío, por el Papa y por el papá y por favor.

Por toda esta gente, por la poesía y por la vida.

Por ella y por ellos.


Por la abuela y por el pibe. Por los atascaos, por los que llegaron, por la que no lo pudo plasmar, y también por la que se peinó bien y se arregló por la ocasión. Te lo pido por la vieja, por lo que no lograste, y también por lo que siempre fuiste.

Porque la democracia no se suspende por mal tiempo, por los valientes y por los no tanto.

Por vos, por mí, por él, por todos.

Por la gloria y por la realidad, por la historia, por el fuego sagrado, por nosotros y por la vida.

Por esos  treinta o cuarenta, que valen como si fueran treinta mil.

Porque la historia no terminó.

Por todo eso globito, por la alegría y por tu gente, por la fortuna y por la miseria, por la dignidad de tu pueblo.

Por nuestros abuelos, por nuestra gente, porque nosotros somos lo que te sostiene, porque merecemos todo aunque nos des poco.

Porque yo decido y porque te amo.

Para siempre.

Por que no me queda más nada en este momento que decirte, porque ya te di todo, porque no me alcanza con esto, porque todo lo que te diga es poco.

Por todo lo que te pude decir, y por eso que queda en nuestra mirada.

Por todo lo que sepas, puedas y debas.

Por todo eso te lo pido.


Juan Rey, para Revolución Quemera.